jueves, 25 de agosto de 2016

El día de la Independencia Por Iña




9 de julio 1810

Un fuerte de madera, barro y piedras en medio del desierto Argentino, mi superior me encargo la misión más importante debía subir a lo alto de un mangrullo y mirar al horizonte oscuro...estrellado.. iluminado por la luna , una guardia larga y oscura , a veces fría... El desierto pampero..
Estaba agotado , aburrido, me dormía ,tenia un hombro en la pared y el fusil apoyado en la pierna.. Yo sabia que mientras estaba ahí algo muy importante sucedía por la patria.. Pero sabia que mi lugar estaba ahí y no podía irme , estaba de guardia entonces me iba a enterar muy tarde de lo que sucedía. Ya dormitaba apoyado en aquella posición , me temblaban las piernas.

No es así! los españoles no están todos impidiendo nuestra libertad ni nuestra independencia.
Los españoles nos quitan todo lo que podamos hacer , tienen el poder de la tierra.
Pero cuantos de nosotros tenemos aunque sea un amigo español.
En este momento ni tan siquiera necesitaríamos una guerra.
El Rey no va a permitirlo enviara tropas.
Miles de familias divididas.
Bueno ya esta llevamos horas discutiendo hagamos la votación.
Coros de voces nativas y extranjeras.
El bullicio de los diputados. Gritos de jubilo y bufidos de resignación.
Y un silencio enorme atroz.
Una sensación de falsa libertad de falsa independencia inundo todo el recinto.
Luego alivio. Y una cruel resignación de saber que pasara con nuestra libertad, nuestra independencia como pueblo que vaga por el desierto buscando donde vivir donde no se tope con el limite de lo privado.
Somos habitantes nativos de un suelo que no nos pertenece.

Que Viva La Independencia y la Libertad